Archive for the ‘Historias de la radio’ Category

Se nos fue el peruano parlanchín.

sábado, agosto 21st, 2010

.

El sábado 21 de Agosto en horas de la mañana falleció Hugo Guerrero Marthineitz a causa de un paro cardíaco. Tenía 86 años y se encontraba internado en el Hospital de Clínicas.

Mi vieja siempre escuchó radio, era capaz de tener dos radios encendidas al mismo tiempo en la casa, una en la cocina y otra en su habitación, y no siempre con la misma emisora. Así fue que yo escuché mis primeras horas de radio y así fue como fui conociendo a varios de estos animales de radio que por aquellos años, los setenta, abundaban. La voz de Hugo Guerrero Marthineitz me cautivó desde un primer momento, su risa le hizo gracia a mi inocencia de pibe, pero pronto comprendí que no era sólo una risa peculiar, era una manera de ser y de mostrarse frente al mundo. Era la voz, la risa y los silencios de un tipo al que no le importaba acomodarse sino ser él mismo. Luego, ya de grande, no siempre estuve de acuerdo con su pensamiento, con la línea que él elegía e incluso con la forma en la que él razonaba, sin embargo siempre le voy a estar agradecido y le reconoceré por fomentar el análisis, la duda viva y no impostada del que busca, del que atesora y lucha por la verdad. Neruda definió al poeta como aquel pescador que se pesca así mismo… Hugo Guerrero Martineithz dijo hace poco: «Yo soy un loco de mierda que habla solo ante un micrófono. Fui y sigo siendo un mediocre que da examen todos los días».

Que en paz descance.

Hugo Guerrero Marthineitz: «Pienso… pero no sé si existo».

jueves, septiembre 3rd, 2009

.

A los 83 años, el hombre que revolucionó la radio da charlas a domicilio. Cobra lo que puede darle el anfitrión. Llegaron a pagarle 500 pesos. «Hacía un año que no veía tanta plata junta.»

Nota: Hernán Firpo

La nota se acuerda vía e-mail: hugogmarthineitz@yahoo.com.ar
Su inquietud orientada hacia mí aumenta mi microscópica egolatría e incrementará mis locucionismos a domicilio. Al rato (ya por teléfono): «Voy por las casas —dice la Voz— y hablo de lo que tú desees». ¿Será verdad o será la manera elegante que HGM encontró para contarnos que necesita trabajar?

Su arito, la labia torrencial y los 83 años mejor llevados en la historia de la humanidad están al otro lado de la mesa. El tema sigue siendo su (sub)ocupación. Y lo cuenta como le gusta, porque en esa bocata las ideas son relatos siempre parabólicos. Un rodeo y otro, como si fuera mejor ir por la colectora. La entrevista se hizo dos veces. No en dos partes. Dos veces, un recorrido circular por las mismas preguntas para obtener respuestas, nada menos.
«El atractivo de las ciudades es la ingratitud de la gente. No somos civilizados, somos humanos.» Más tarde lo traducirá: «¿Sabes lo que es golpear todas las puertas y que no se abra ninguna?» Dirá que parte de su familia lo ayuda con los gastos de la prepaga. Y dirá: «Cuando a uno le agarra delgadez espiritual, el golpe de lo cotidiano se presenta cruel. (…) Se me ocurrió esto de ir a domicilio y de pronto me pagaron 500 pesos. ¡500 pesos! Hacía un año que no veía toda esa plata junta.

¿Es lo que cobra?

No tengo precio ni tema. Lo que se le antoje al anfitrión. Pero este momento es el mejor momento de mi vida: hablar directamente con un ser humano es valioso.
Suena a cierta satisfacción masoquista por la supervivencia.
Borges tuvo que luchar, Cortázar lo mismo. La felicidad no existe… Hay que sobrevivir… ¿Vos no comprarías un CD con uno o dos cuentos leídos por mí?

Que haya mejorado el promedio de vida tiene contras: no es justo que a su edad uno tenga que seguir haciendo planes, ¿no es cierto?

¿Por qué no? Cuando uno cree que debe recibir respuestas de los poderosos para luchar por la vida no va a tener otra que luchar por la vida. Se nace para morir.

Y un día le va a tocar a usted, y en los medios escribirán: «Se fue el hombre que revolucionó la radiofonía.»

Lo único que hice fue nacer y crecer en el Perú con nuestras costumbres. ¡¿Pero qué se ha creído éste?! Y en el micrófono se lo dices al general que te va a mandar preso… En la Argentina nos borramos. El temor es a perder el automóvil y el departamentito… ¡¿Negro pelotudo quién te ha dicho que tenés que tener departamento y auto?! A mí todos los gobiernos me levantaron, todos. La Argentina no supo de democracias. Una democracia se debe cultivar, no aparece de la noche a la mañana.

Nunca tuvimos tantos años seguidos de democracia.

La Argentina tiene democracia, pero nunca hubo aspiración democrática en ninguno de los gobiernos que tuvieron la oportunidad de hacerlo. Al argentino lo caracteriza la desunión. Son años de ineptitud.

¿Y por qué no se fue?

Por un par de tetas… Por varios, aj, aj, aj (porque esta risa no es ja-ja-ja). Mira: yo no vine a la Argentina a vivir de la Argentina, sino a vivir en la Argentina. Y nunca me fue bien.

Al menos económicamente, leí que en una época llegó a ganar 20 mil dólares por mes…

Y renuncié dos veces a esa plata. ¿Por qué no dices que en los años de Alfonsín llegué a trabajar gratis?

Cuando usted hacía «A solas», la gente se quedaba hasta tarde viendo esa clase de entrevistas intimistas. Años más tarde, el público se desveló con Tinelli. ¿Qué cambió en el público?

Yo no podría decir que cambió el público. Cambian los tiempos, el modo de consumo se globaliza y tú no puedes quedarte reflexionando sobre los medios…

Los medios que, encima, son una constante exaltación a la juventud. ¿Se siente viejo?

No creo en nada de eso que estás diciendo. Creo en la evolución constante. Si sigues creyendo que las cosas tienen que ser como hace 30 años, fracasas.

¿Entonces, el público evolucionó?

¡Eso! ¡Perfecto! El pueblo no es imbécil. Si no marchas al ritmo de los cambios, te quedas.

Insisto, ¿no está hablando de su propia experiencia?

Yo no soy una empresa. Soy un individuo que piensa… pero ojo, no sé si existo.

¿Le gustan las entrevistas que hace Majul?

No hablo de eso con los periodistas.

¡¿De Majul no habla?!

Mira, te cuento una historia: cuando me levantaron un programa por no tener el carné de locutor, después de estar 20 años en la Argentina, le propuse a las autoridades hacer el examen con los corresponsales extranjeros presentes. Se olvidaron de todo.

Sí, lo leí haciendo archivo. Lo contó, mínimo, en cuatro o cinco notas. 

Ya, puta… Lo sabías.

¿Le gusta o no le gusta Majul?

¡Al carajo! (la frase llega con otra de esas sonrisas taimadas, conocidas).

Ahora que está afuera de los grandes medios, ¿cree que hizo escuela?

No estoy afuera porque nunca estuve adentro.

Eso es Narosky.

Narosky saca cosas de por ahí…

Usted tiene una frase: «Nunca aceptes un trabajo cuyo jefe sepa menos que tú». Eso lo vuelve insufrible, puede ser uno de los motivos por lo que se le cierran las puertas…

A mí no se me cierran puertas.

Hugo, empezamos la charla hablando de eso… Dele, ábranos su corazón.

Esta bien, padre, jiji, aj aj. (y por fin llega el silencio. Uno de esos silencios insuperables. Contamos: uno, dos, tres… llegamos a 35).

La última al disc-jockey que fue en los comienzos de su carrera. ¿Qué opina de los Babasónicos?

Mira —mete la mano en su cartera, saca un CD y lo muestra—. Esto es lo último que me compré. Recién, antes de venir a la entrevista.

¿Así que le gusta Christina Aguilera?

Por ahora me gusta la foto…– 

 
Fuente: http://www.clarin.com/diario/2007/04/22/espectaculos/c-01404557.htm

 

En lo personal creo que este es un excelente ejemplo de cómo no se debe llevar a cabo una entrevista.

Entrevista a Nillo Flores. De profesión, musicalizador.

domingo, agosto 30th, 2009

.

Nillo FloresEs el hermano de Bobby Flores. Tiene 39 años y pasó por varias radios, hasta desembarcar en Kabul. Aquí se presenta.

Antes de presentar al personaje hay que aclarar algunas cosas. Su tarjeta personal dice: «Nillo Flores. FM Kabul». Pero la curiosidad que despierta el nombre se desvanece a los pocos minutos. «En realidad me llamo Jorge. Pero cuando era chico mi hermano Bobby me decía Pepinillo. Y quedó Nillo».

Ojos saltones, flaquísimo, remera negra, pelo revuelto y tono cándido, Nillo era el típico adolescente disperso, melómano y enemigo de cualquier actividad que exigiera disciplina. A los 8 años, su hermano Bobby Flores —9 mayor que él— le regaló un póster de la banda británica punk The Clash. Y comenzó a escuchar música y a dibujar compulsivamente.

Hoy, el pibe tiene 39 años y aparenta una década menos. Luego de un paso por radios de baja potencia y de emisoras como Rock & Pop y Supernova, Nillo es uno de los musicalizadores de Kabul (FM 107.9), que acaba de mudarse al barrio de Belgrano. Con compañeros que juegan al pool, en ese clima de casa tomada que se vive en las mudanzas, Flores habla del obsesivo trabajo de musicalizador, de la relación con Bobby y se anima a hacer su lista de discos favoritos.

¿Qué música escuchaban en tu casa?

Tango y jazz, Benny Goodman, Frank Sinatra. Bobby me fue metiendo en el mundo del rock; a los 10 años, ya tenía mis bandas favoritas. Era como un juego.

¿Cómo pasaste del juego a la radio?

Ponía música en el programa de un amigo en una radio de baja potencia de San Isidro. Tenía 20 o 21 años. En un verano, se produjo una vacante en la discoteca de Rock &Pop y entré con la ayuda de Bobby, que ya estaba trabajando ahí. Empecé a armar listas y a ordenar discos; al tiempo, me dieron horarios para poner música y me convertí en un musicalizador. Pasé por La Roca, Funky Soul, Nostalgie, Supernova, La Metro y X4.

¿Te ayudó ser «el hermano de…»?

Sí. Para otros puede ser traumático pero yo soy un tipo muy tranquilo. Siempre me gustó su música y yo me formé gracias a él: le estoy muy agradecido. Es una gloria que te paguen por descubrir discos, escucharlos y ponerlos al aire.

¿En qué consiste el trabajo de un musicalizador en una radio como Kabul?

Es construir la identidad musical de una radio, escuchando las demás e intentando diferenciarte. En Kabul buscamos lo que está sonando en todo el mundo, sin dejar de dar algunos guiños a los oyentes, que quieren escuchar a los Stones. La idea es educar el oído de la gente, luego del gran atraso cultural que significaron los 90. Somos seis musicalizadores y cada uno programa cuatro horas diarias; cada jornada se prepara con cuatro o cinco días de antelación. La gente de la radio nos pide que contemos una historia en cuatro o cinco temas; es un desafío mostrar cosas nuevas y buenas.

¿No te cansa la tarea de investigación, de tener que buscar siempre sonidos nuevos?

Hay días en los que todo te suena igual. Pero si dejás reposar un disco 10 días, escuchás nuevos sonidos, nuevas texturas que antes no habías percibido. Nunca te podés aburrir. Yo llego a casa y pongo a Otis Redding. No puedo parar.

¿Te animás a nombrar tres buenos discos que hayas escuchado últimamente y otros tres a los que siempre volvés?

Van los nuevos. The Greatest, de Cat Power; Silent Alarm, de la banda londinense Bloc Party; y The Back Room, del cuarteto inglés Editors. Y siempre vuelvo a London Calling, de The Clash; Banquete de pordioseros, de los Stones y Survival, de Marley. Con esos discos la van a pasar bien.

.

Fuente: http://www.clarin.com/diario/2006/11/10/espectaculos/c-01801.htm

La guerra de los mundos.

domingo, julio 19th, 2009

.

La historia es una adaptación del libro. Los hechos se relataron en forma de noticiario, narrando la caída de meteoritos que posteriormente corresponderían a los contenedores de naves marcianas que derrotarían a las fuerzas norteamericanas usando una especie de “rayo de calor” y gases venenosos. La introducción del programa explicaba que se trataba de una dramatización de la obra de H. G. Wells; en el minuto 40:30 aproximadamente aparecía el segundo mensaje aclaratorio, seguido de la narración en tercera persona de Orson Welles, quince minutos después de la alarma general del país, que llegó a pensar que estaba siendo invadido.

Audio original de la guerra de los mundos.

Los oyentes que sintonizaron la emisión y no escucharon la introducción pensaron que se trataba de una emisión real de noticias, lo cual provocó el pánico en las calles de Nueva York y Nueva Jersey (donde supuestamente se habrían originado los informes). La comisaría de policía y las redacciones de noticias estaban bloqueadas por las llamadas de oyentes aterrorizados y desesperados que intentaban protegerse de los ficticios ataques con gas de los marcianos.

La histeria colectiva demostró el poder de los medios de comunicación de masas, y este curioso episodio también catapultó a la cima la carrera de Welles.

El programa duró casi 59 minutos: los primeros cuarenta correspondieron al falso noticiario, que terminaba con el locutor en la azotea de la CBS falleciendo a causa de los gases y seguía con la narración en tercera persona del profesor Pearson (Orson Welles), que describía la muerte de los invasores.

.

Fuente: http://es.wikipedia.org/wiki/La_guerra_de_los_mundos_(radio)

Vernacci y Larrea conversaron en el día de la radiofonía.

domingo, septiembre 14th, 2008

.

Héctor Larrea y Elizabeth Vernacci convesaron en vivo en los estudios de Radio Nacional el miércoles 27 de agosto, en el programa “Una vuelta nacional”, que se emite por ésa radio de lunes a viernes de 14 a 17 hs., en relación al día de la radiofonía:

Para más información y contenidos del programa de Héctor Larrea en Radio Nacional, visitar el blog: Una vuelta nacional.

Dolina y Larrea conversaron por el día de la radiofonía, parte 3.

viernes, septiembre 12th, 2008

.

Héctor Larrea y Alejandro Dolina convesaron en vivo en los estudios de Radio Nacional el miércoles 27 de agosto, en el programa “Una vuelta nacional”, que se emite por ésa radio de lunes a viernes de 14 a 17 hs., en relación al día de la radiofonía:

Para más información y contenidos del programa de Héctor Larrea en Radio Nacional, visitar el blog: Una vuelta nacional. Para escuchar la primer parte del programa con Alejandro Dolina, clic aquí, para escuchar la parte 2, clic aquí.

Dolina y Larrea conversaron por el día de la radiofonía, parte 2.

miércoles, septiembre 10th, 2008

.

Héctor Larrea y Alejandro Dolina convesaron en vivo en los estudios de Radio Nacional el miércoles 27 de agosto, en el programa “Una vuelta nacional”, que se emite por ésa radio de lunes a viernes de 14 a 17 hs., en relación al día de la radiofonía:

Para más información y contenidos del programa de Héctor Larrea en Radio Nacional, visitar el blog Ir al blog de Una vuelta nacional.
Para escuchar la parte 1 del programa con Alejandro Dolina, clic aquí.

Dolina y Larrea conversaron por el día de la radiofonía, parte 1.

lunes, septiembre 8th, 2008

.

Héctor Larrea y Alejandro Dolina convesaron en vivo en los estudios de Radio Nacional el miércoles 27 de agosto, en el programa “Una vuelta nacional”, que se emite por ésa radio de lunes a viernes de 14 a 17 hs., en relación al día de la radiofonía:

Para más información y contenidos del programa de Héctor Larrea en Radio Nacional, visitar el blog Una vuelta nacional .

.

.

Betty Elizalde: «La radio es una continuación de mi vida».

sábado, septiembre 6th, 2008

.

Con muchos años de experiencia, la conductora comienza hoy un nuevo ciclo. En Siempre Betty, asegura, no dictará clases de moral ni de ética.

CONVICCIONES. Elizalde las defiende con la misma firmeza de los comienzos.

¿Cómo va a ser Siempre Betty?

Va a ser fundamental mi contacto con los oyentes. La radio es lo que pasa aquí y ahora y está relacionado con la historia que vas armando con la gente: cuando el oyente empieza a conocerte. Aún con todo lo que de irrealidad tiene ese juego.

También va a poner a la gente en contacto con funcionarios.

Sí, la idea es poner en contacto a quienes tienen problemas con los responsables de solucionarlos. Veremos si las personas que tienen la responsabilidades pueden dar la cara. Sea un médico que recomendó un tratamiento indebido o una tarifa que aumentó sin razón. Se trata de las estafas cotidianas que padecemos. No es un tema de filosofía política, sino de las cosas concretas que le pasan a la gente.

¿Se plantea una postura crítica?

No, parto de la autocrítica. En los medios ahora somos fiscales de la república, personas que siempre estamos emitiendo juicios categóricos. Pero hablamos de los problemas como de algo ajeno, nunca como si tuvieran que ver con uno. Tenemos una tendencia a dictar cátedra de moral y ética. Yo me siento una persona con costados demasiado humanos como para caer en eso.

¿Cuánto hace que se dedica a la radio?

Empecé a los 18, hace 36 años.

¿Nunca se cansó?

Jamás. La radio es una continuación de mi vida. Cuando hago televisión me tengo que disfrazar y ocupar de parecer menos jovata, de peinarme, de cosas que no hago en mi vida cotidiana. La televisión es como ir al living de la casa de alguien que no es precisamente un amigo. Es un lugar al que voy con formalidad. En la radio estoy como en batón.

Pero usted ha conquistado a muchos hombres a través de la radio. No inspira precisamente un clima de batón y ruleros.

Probablemente los engrupía con que estábamos En la cama con Betty, porque soy fanática de la puesta en el aire. En radio tenés oficio si se prende la luz y tenés todo claro aun sin guión. Para eso, yo no atiendo a nadie, ni a mi marido ni a mis hijos, mientras estoy en el aire. Si pongo un disco no es para salir a fumar, es porque me gusta. Si no lo disfruto, se pierde ese clima envolvente que es lo que atrapa.

¿Cómo se relacionan las nuevas generaciones con esos climas?

Hay chicos de veintipico que se engancharon con eso envolvente del clima. Cuando hice la noche de Mitre (hace dos años, en el festejo de los 70 años de la emisora), pensé que me iba a llamar gente de mi edad, pero me encontré con muchos chicos de treintaipico. Yo dejé de hacer Las Siete Lunas hace 17 años, cuando ellos tenían 12 o 14 años, no había FM, y me escuchaban.

¿Qué cosas cambiaron en la radio?

Primero, la irrupción del oyente como protagonista. Hoy el oyente tiene nombre, apellido y una opinión crítica, ya no es alguien que te endulza la oreja. Eso fue un cambio revolucionario. Se acabó eso de que nosotros somos los monstruos sagrados que estamos adentro y ellos los pobrecitos del otro lado. También cambió la forma de expresión. Hace 25 años, Guerrero Martinheitz leyó en la radio un cuento que decía “pis y caca”. Yo lo escuché y casi me desmayo. Ahora hay gente que para no ser catalogada de antigua dice cualquier cosa sin rejuvenecer sus ideas. Otro cambio es el rejuvenecimiento de la AM, que empieza a tener un público joven, aburrido de la FM. Un oyente activo no quiere hablar sino con personas. El oyente ha vuelto a necesitar referentes y la AM aún los tiene. Tal vez nadie sepa cómo se llama el programa de Nelson Castro, pero sí que quiere escucharlo a él.

Patricia Arancibia

.

Fuente: http://www.clarin.com/diario/1997/03/03/c-01201d.htm

.

Betty Elizalde y Larrea conversaron por el día de la radiofonía.

jueves, septiembre 4th, 2008

Héctor Larrea y Betty Elizalde convesaron en vivo en los estudios de Radio Nacional el miércoles 27 de agosto, en el programa «Una vuelta nacional», que se emite por ésa radio de lunes a viernes de 14 a 17 hs., en relación al día de la radiofonía:

 

Para más información y contenidos del programa de Héctor Larrea en Radio Nacional, visitar el blog Una vuelta nacional .