La vida de mi madre, Angela Pradelli

La última vez que había visto a mi madre fue cuando cumplí 26. Ella me había invitado a cenar. Ese día discutimos como siempre, tal vez más, y me fui de su casa en mitad de la comida. Pasaron cinco años hasta que volvimos a vernos. Cuando yo era chico me gustaban sus manos grandes …

Continue reading ‘La vida de mi madre, Angela Pradelli’ »

La tardecita, Juan José Saer

Al ingeniero Saer La historia, aunque a decir verdad los hechos escasos y simples que la constituyen, desde el punto de vista de las leyes del melodrama que imperan hoy en día en lo que podríamos llamar el mercado persa del relato, no alcanzarían a formar una historia, es más o menos la siguiente: un …

Continue reading ‘La tardecita, Juan José Saer’ »

A la deriva, Horacio Quiroga.

El hombre pisó algo blancuzco, y en seguida sintió la mordedura en el pie. Saltó adelante, y al volverse con un juramento vio una yaracacusú que, arrollada sobre sí misma, esperaba otro ataque. El hombre echó una veloz ojeada a su pie, donde dos gotitas de sangre engrosaban dificultosamente, y sacó el machete de la …

Continue reading ‘A la deriva, Horacio Quiroga.’ »

Esa mujer, Rodolfo Walsh.

El coronel elogia mi puntualidad: -Es puntual como los alemanes -dice. -O como los ingleses. El coronel tiene apellido alemán. Es un hombre corpulento, canoso, de cara ancha, tostada. -He leído sus cosas -propone-. Lo felicito. Mientras sirve dos grandes vasos de whisky, me va informando, casualmente, que tiene veinte años de servicios de informaciones, …

Continue reading ‘Esa mujer, Rodolfo Walsh.’ »